Página en Español

Fantasmas en Madrid

Imprimir Correo
02 Septiembre 2011
|

La fuente de "Ángel Caído", en el Parque del Retiro, que simboliza a Lucifer


Madrid es una ciudad ruidosa, en la que la gente siempre tiene prisa. Siguiendo su rutina diaria, los madrileños rara vez cruzan sus miradas en un mundo cada vez más impersonal. Sólo si levantamos la vista y miramos alrededor, podremos descubrir el Madrid más insólito. Los muros de los edificios madrileños, guardan en secreto grandes historias, leyendas, fantasmas, actos satánicos, crímenes sangrientos…y una larga lista de sucesos que han provocado fenómenos que nadie puede explicar de un modo racional y que atormentan, noche tras noche, a los vecinos de la ciudad.

En otros tiempos, allá por el s. XVIII, los más ancianos contaban que, en la zona que hoy es la C/ Segovia, vivían brujas y seres misteriosos. Se hablaba de que un duende hacía crecer las flores en el parque del Retiro cada vez que el rey pasaba por allí, y que las paredes de algunos edificios, temblaban con golpes inexplicables, como en la C/ Toboso…pero no hay que irse tan lejos en el tiempo para encontrar estos fenómenos.


A lo largo de los últimos años, expedientes como el “Caso Vallecas”, donde una niña murió por lo que parecía una posesión demoníaca causada por un uso irresponsable de la “ouija”, el mediático caso del Palacio de Linares (hoy Casa de América) donde en 1990, un equipo de parapsicólogos confirmó, tras un exhaustivo análisis, la presencia de algo anormal, o el caso del Museo de Arte Moderno Reina Sofía (antiguo Hospital General) donde cada noche los espíritus de los fallecidos invitaban a los enfermos a formar parte de una legión de almas errantes, mantienen viva la esencia del Madrid más oculto.

Los fantasmas de Madrid tienen nombre propio. Reales o legendarios, están vivos en las memorias de los habitantes que, cada día, pasan por delante de sus hogares, mirando hacia las ventanas esperando y encontrarlos allí algún día…

Al final de la Gran Vía, se yergue orgullosa la diosa Cibeles. Sobre su carro tirado por leones, de la espalda al Palacio de Linares. Quizá pueda sentir desde allí la mirada de los marqueses a través de los ventanales del Palacio, y prefiera ignorar su presencia.



La "Casa de las Siete Chimeneas" que alberga el fantasma de Elena, la amante de Felipe II

En 1990, comenzaron las obras de rehabilitación del Palacio, abandonado desde mitad del s.XX, para reconvertirlo en la actual Casa de América. A medida que las obras avanzaban, los trabajadores comenzaron a vivir fenómenos extraños en plena madrugada. Las puertas se abrían y cerraban solas, se oían pasos y a veces gritos desgarradores en el silencio de la noche. Se concentraban, sobre todo, en la casa de muñecas, de tamaño real, que el Marqués de Linares ordenó construir anexa al Palacio para a su hija adoptiva.

La prensa local se hizo eco de los fenómenos, lo que atrajo el interés de un gran número de parapsicólogos e investigadores.

Existen diferentes versiones sobre la leyenda del Palacio de Linares. Algunas de ellas se apoyan en datos incorrectos, nombres cambiados…y hasta en pruebas falsas.


Los Marqueses de Linares comenzaron la construcción del Palacio en 1873. Una vez finalizada, y sin tener descendencia, adoptaron una niña a la que llamaron Raimundita. Fue entonces cuando se construyó la casa de muñecas. La leyenda dice que los marqueses eran en realidad hermanastros. Al descubrirlo escribieron al Papa León XIII, que emitió una bula que les permitió vivir bajo el mismo techo bajo una castidad absoluta. Al parecer, la marquesa dio a luz mese después a tener una niña, a la asesinaron y emparedaron para evitar el escándalo. Tras ello, decidieron vivir separados en diferentes partes del edificio. La marquesa murió en 1901, dicen que de pena, y el marqués pocos años después por un dudoso disparo que algunos interpretaron como suicidio.


La fotografía de Estefanía Gutiérrez Lázaro que ardió por combustión espontánea. Uno de los muchos fenómenos paranormales que ocurrieron en la casa de la niña muerta por causas desconocidas

Muchos son los que dicen haber experimentado “algo” en el Palacio. Informes remitidos al Ayuntamiento de Madrid por reconocidos expertos en parapsicología, aseguraban que el edificio reunía las condiciones físicas adecuadas, situado en una zona de corrientes subterráneas, para que fantasmas y espíritus pudieran manifestarse. Los documentos aseguraban además que el palacio estaba invadido por campos energéticos, y que su origen estaba en un dramático desenlace familiar. Durante la investigación, el Palacio de Linares fue sometido a un exhaustivo análisis. Se fotografiaron todas sus salas, se hicieron diferentes mediciones, grabaciones…La temperatura de las habitaciones descendía hasta diez grados bajo cero. En la capilla de Palacio, donde se detectaron potentes fuentes de energía, se oía música de órgano. Las fotografías mostraban unos extraños campos energéticos que hacían presagiar la existencia de fantasmas o espíritus. Se habló también de la posibilidad de que bajo el suelo se hallaran restos humanos. Incluso un miembro del equipo, declaró, que había visto a una niña pequeña con el cabello rizado y vestida de blanco que corría por el salón de baile.

Hay quienes dicen que algunas noches puede verse a los fantasmas de los marqueses, vagando desconsolados por sus respectivas habitaciones del palacio, convertido hoy en Casa de América, cumpliendo así su eterna condena de separación.

Si desde Cibeles recorremos el Paseo del Prado hasta llegar a la plaza de Carlos V, podemos adivinar la figura del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía. A finales del siglo XVIII se construye el edificio que hoy alberga el museo. Diseñado por José Hermosilla y Francisco Sabatini, el edificio se ideó para asumir las funciones de Hospital General. En aquel lugar murieron miles de personas que fueron enterradas en su subsuelo.

El 21 de abril de 1995, el periódico “Diario 16” publicaba en exclusiva, y con todo detalle, un informe en el que se podían encontrar testimonios sobre presencias y todo tipo de fenómenos, desde puertas que se abrían y cerraban solas, alarmas que se activaban solas, gritos en salas vacías, ascensores que funcionaban solos…Pero ya se hablaba de estos fenómenos en los años en que el edificio funcionaba como hospital: “Los enfermos se asoman por las ventanas del hospital cuando atardece para tomar el aire, y descubren sus rostros amarillentos, algunos casi moribundos; rostros empalidecidos por la enfermedad o quién sabe si por el sufrimiento de pernoctar en un edificio donde suelen ocurrir cosas extrañas nunca explicables, apariciones y ruidos fantasmales, según se quejan los propios enfermos”.*


El Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía que, según testigos, está embrujado por fantasmas

Los fenómenos provocaron solicitudes de traslado y alguna baja médica por parte de varios vigilantes del museo. Durante las noches, habían visto la procesión de tres monjas que mientras rezaban por los pasillos con sus rosarios a la cintura, figuras que se movían por las salas o que miraban desde el patio interior donde no podía haber nadie. La información sobre los fenómenos aportada por los testimonios, escalofriantes es muchos de los casos, y las diferentes investigaciones realizadas en el edificio, es demasiada para poder ser desglosada aquí, merece que nos detengamos en otro momento con más detalle, pero, a día de hoy , el misterio sigue abierto y rodeado de una fuerte censura oficial.

Hay más fantasmas en Madrid dispuestos a decirnos algo. La Casa de las Siete Chimeneas, en la calle Infantas 31 tras Gran Vía, también tiene un inquilino especial: el fantasma de Elena, amante del que sería Felipe II, se pasea por sus tejados condenando al Rey por haberla asesinado y ocultar su cuerpo sin permitirle ser enterrada. En los terrenos donde se erigía la famosa Quinta del Sordo, donde Goya pintó sus “Pinturas Negras”, aún siguen volviendo, para ver “sus” cuadros aquellos que en algún momento fueron modelo para el pintor en esas “Pinturas Negras”.

Existen muchos más fantasmas, leyendas, e historias que descubrir del Madrid más oculto, y una gran cantidad de ellas están relacionadas, de manera muy especial, con la figura del Diablo.

Hasta hace algunos años, Madrid presumía de ser la única ciudad en el mundo que exhibía en un lugar público una estatua dedicada al Ángel Caído. Coronando la fuente que lleva su nombre, la escultura del Ángel Caído, merecedora en 1878 de la Medalla de Primera Clase en la Exposición Nacional de Bellas Artes, está situada en el parque del Retiro, a la vista de todos lo que por allí pasean cada día. Es quizá la fuerte presencia del Diablo en la ciudad, (Madrid incluso acoge a Satán en su vuelta a la tierra en la película “El Día de la Bestia” de Alex de la Iglesia), lo que provocó, en 1991, el llamado “Caso Vallecas”: Estefanía L. G., una niña de 15 años, del barrio de Vallecas, cae enferma de modo repentino tras un suceso con la “ouija”. Muere al poco tiempo no encontrando en la autopsia motivos que expliquen el suceso.


La estatua de la diosa Cibeles frente al Palacio de Linares, hoy Casa de América. Según la leyenda urbana, en el palacio habitan los fantasmas de los antiguos propietarios

Tras la muerte de la niña, la familia comenzó a sufrir fuertes fenómenos paranormales en su casa. Oían los gritos de Estefanía llamándolos a gritos, y cuando llegaban a la que había sido su habitación, la encontraban revuelta. Los fenómenos cada vez se hacían más fuertes y frecuentes. Las hermanas de la niña llegaron a ver un extraño ser en su habitación; las muñecas saltaban de las estanterías como si alguien las lanzara y las voces gritando que se podían oír en la habitación eran cada vez más desgarradoras. Los cajones y las puertas se abrían y cerraban sin que nadie los tocara. El suceso más llamativo y a la vez más extraño fue el protagonizado por una foto de Estefanía. Ante la mirada de todos, se cayó al suelo sin que nada pudiera haberle hecho caer y comenzó a quemarse desde dentro del marco…una combustión aparentemente imposible por la falta de oxígeno…

Viviendo una situación desesperada, la familia decidió finalmente avisar a la policía. Dos patrullas de la Policía Nacional se personaron en la casa y pudieron ser testigos de lo que allí pasaba, llegando a observar incluso cómo un crucifijo se retorcía solo en la pared hasta romperse. El informe de la policía decía que los fenómenos que ocurrían en la casa no tenían lógica y que no podían dar explicación a lo que estaba pasando allí. La familia se marchó de la casa poco después.

Pero Madrid aún guarda muchos más misterios y secretos a la vista…como los 75 expedientes desclasificados entre 1992 y 1997 que describen los principales avistamientos de ovnis en España, incluyendo los informes de pilotos y ciudadanos que aseguraron ver platillos voladores o sospechosas luces con formas de calamar, se exhiben al público en la Biblioteca del Cuartel General del Ejército del Aire.

*crónica publicada por el periódico Ilustración Española y Americana


|
 

Síguenos en:

Seguici su Facebook Seguici su Twitter Seguici su YouTube