Página en Español

Un observatorio solar de 4.500 años

Imprimir Correo
08 Junio 2012
|

Descubierto un observatorio solar de 4.500 años en Los Berruecos (Cáceres-España). El sol ilumina completamente los petroglifos los días de equinoccio


En Los Berruecos, zona declarada como Monumento Natural por la Junta de Extremadura en 1996, y cerca de “La Peña del Tesoro” en Malpartida (a 15 km de la ciudad de Cáceres), se alza una singular roca. Tras más de dos años de observación, Juan Rosco Madruga, licenciado en Geografía e Historia y director de varias excavaciones arqueológicas, ha llegado a la conclusión de que no es una roca común modelada caprichosamente por la naturaleza sino que se trata de un observatorio solar de unos 4.500 años.


«La primera vez que vi la roca, me llamó la atención que tiene un agujero natural por el que pasa la luz del sol. Luego me fijé que en el interior de la roca, ahuecada por la erosión, hay unos grabados y comencé a pensar si en determinadas épocas del año la luz llegaría a los grabados.


El haz de luz llegaba a ellos alrededor de las dos de la tarde y después de dos años y medio de observación, de irme a Los Barruecos a la hora de comer armado de tortilla, he comprobado que la luz sólo alumbra un grabado totalmente en los equinoccios. Es decir, los dos días del año en los que el día tiene igual número de horas que la noche: el 21 de marzo y el 22 de septiembre».*


El fenómeno tiene lugar prácticamente a diario en un proceso que dura apenas 32 minutos, aunque sólo se completa en los equinoccios.


La zona de Los Berruecos es una de las más singulares de Europa. Su curioso paisaje se compone de grandes masas de granito que la erosión ha esculpido a lo largo de la historia y en el que se han hallado los restos más antiguos de la producción agrícola extremeña pertenecientes al Neolítico con más de 7.000 años de antigüedad. Los estudios sobre el lugar demuestran que también fue habitado en épocas posteriores, como el Calcolítico o la Edad del Bronce, y que sus pobladores nos dejaron en herencia una valiosa colección de pinturas y grabados en las rocas únicos en la península ibérica, además de una importante necrópolis megalítica, la de Hijadilla.


Entre estos petroglifos se encuentra el hallado en la roca estudiada por Rosco, y que define como un ídolo de tipo antropomórfico con un diseño de “Y” invertida, con sexo y sin brazos. Al lado de lo que se supone la cabeza, hay un pequeño hueco artificial (cazoleta) que podría representar un disco solar y, además, junto a este grabado aparecen un par de figuras más. El conjunto de petroglifos se encuentra en una especie de “túnel” en el que podemos ver más cazoletas, tres de ellas colocadas en una línea recta perfecta y que nos llevan a pensar que, quizá, este descubrimiento es sólo el inicio de algo mucho más grande.


Rosco asegura que si se llevaran a cabo más excavaciones en la zona, existirían más hallazgos importantes y reclama la implicación de las administraciones, tanto locales, autonómicas y nacionales como supranacionales, entre las que se encuentra la Unesco, para que se proteja y valore este descubrimiento.


* extracto de la entrevista concedida por Juan Rosco Madruga a la publicación “HOY”


Fotos Armando Méndez

|
 

Síguenos en:

Seguici su Facebook Seguici su Twitter Seguici su YouTube